¿Amargo o mejor?

Nicholas Hindes

18 de Octubre de 2023
"Si has corrido con corredores y te han agotado, ¿cómo podrás competir con caballos? Si tropiezas en tierra de paz, ¿qué harás en la espesura del Jordán?” – Jeremías 12:5, NVI

 

Vida. No lo es. Justo. ¿Recuerdas la primera vez que aprendiste eso? Quizás cuando eras niño escuchaste esta frase icónica de algún padre o maestro. O tal vez experimentaste esta frase cuando un amigo o hermano sonrió con aire de suficiencia cuando poseía algo que tú no poseías. De cualquier manera, esta lección de vida, que sonó cierta en la niñez, todavía afecta a los Obreros del Reino de todas las edades en la actualidad.  

Jeremías, un compañero Obrero del Reino, experimentó la injusticia de la vida. Llamado por Dios como profeta, predicó durante décadas sin un solo converso y, de hecho, ¡la gente a la que predicó quería matarlo! La vida era claramente injusta para Jeremías, y en el capítulo 12 lo encontramos clamando a Dios. En el versículo 5 anterior, vemos la respuesta de Dios. Él responde a Jeremiah desafiándolo a recalibrar su perspectiva de lo que es "justo". Dios responde a la queja de injusticia de Jeremías diciéndole que está sucediendo una historia mayor que supera con creces los sentimientos personales de Jeremías. Dios esencialmente dice en el versículo 5: “la injusticia que estás experimentando te está capacitando para tu próxima asignación como Obrero del Reino”.

Esto se aplica a los Obreros del Reino hoy. Cada momento injusto de la vida es una oportunidad para que los Obreros del Reino amargarse y salir de la misión, o mejorar y amar a los demás más como Jesús. La persona grosera en el tránsito, el amigo que traiciona, el empleador que no es ético, el compañero de clase que te culpa: cada momento es una oportunidad para entrenarnos en el perdón y recordarnos que la vida no se trata de que nos traten con justicia, sino de rendirnos. e inclinar nuestra rodilla ante Jesús, sin importar la persona, el lugar o el costo.

 

Desafío:

¿Qué pasa contigo? ¿Qué tan comprometido estás en la misión? ¿Los obstáculos de la vida te han amargado, o mejor? ¡Habla con Dios sobre esto!