Cuando dar al Reino de Dios es una prioridad

Taylor Derrick

16 de Octubre de 2023

Hay una razón por la que a tanta gente le encanta dar. Aunque no lo hacemos para get cualquier cosa, puede llenarnos de una alegría increíble. Y cuando priorizamos dar al Reino de Dios, podemos experimentar algo más grande...

Una historia sobre el don de dar

Navidad de 2008: todavía recuerdo bien esa mañana. Al estilo típico de la familia Derrick, nos levantamos antes del sol y la casa estaba iluminada solo por el brillo sutil de cientos de luces navideñas que mi mamá había colocado con amor alrededor de la casa semanas antes. Esta fue la mayor emoción que jamás había sentido en una mañana de Navidad. Mientras miraba los regalos bellamente envueltos debajo del árbol, me concentré intensamente en uno...La one

No puedo contarles ninguno de los regalos que recibí ese día, pero puedo contarles con vívidos detalles sobre ese regalo. Era un calendario que había hecho para mi mamá usando fotografías que había tomado, editado y combinado con versículos de la Biblia que fueron cuidadosamente elegidos para consolar su corazón mientras mi familia caminaba por un camino oscuro y doloroso. Debido a que el sitio web donde pedí necesitaba tiempo adicional para la producción y la entrega, la anticipación había estado creciendo durante semanas y finalmente llegó el momento. Mientras arrancaba el papel y empezaba a hojear las páginas, sus ojos se llenaron de lágrimas. Fue en ese momento que me di cuenta de algo: Puede que ella haya recibido el regalo, pero fui yo quien recibió el regalo. 

Y al igual que dar a los demás, dar al Reino de Dios puede tener un impacto. 

Cómo el donar al Reino de Dios tiene un impacto

No sé ustedes, pero a mí me resulta divertido dar. Cuando la Biblia habla de que es más bendecido dar que recibir, no podría estar más de acuerdo. Desde pensar en la persona y elegir el artículo hasta envolverlo y finalmente ver la reacción de la persona cuando lo abre, todo el proceso es para mí una energía que pocas otras cosas lo son. Sin embargo, sé que eventualmente el artículo se desgastará, el calendario se usará y el recuerdo del regalo, por especial que sea, eventualmente comenzará a desvanecerse. 

“No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín destruyen, y donde ladrones minan y hurtan, sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”.—Mateo 6:19-21

Como explicó Jesús, la dolorosa realidad es que vivimos en un mundo donde hay polillas, óxido y ladrones, e incluso las cosas que más apreciamos son, en el mejor de los casos, temporales. Cuando me siento con ese pensamiento aleccionador y comienzo, como describe el Salmo 90:12, a “contar mis días”, siento un profundo anhelo de más. Afortunadamente, Jesús no se detuvo allí. No sólo podemos tener más, sino que también podemos tener más que impactarán la eternidad. 

¿Cómo? 

Dando al Reino de Dios. 

Cuando Jesús habla de “hacer tesoros en el cielo”, está describiendo la inversión en el Reino de Dios y la obra que está haciendo aquí en la tierra. Está describiendo un cambio de prioridad de lo temporal a lo eterno, de lo terrenal a lo celestial. 

He tenido el privilegio de servir como asesor de mayordomía bíblica y presupuesto durante varios años, y uno de mis momentos favoritos en el proceso es cuando una persona descubre el gozo absoluto que proviene de dar al Reino de Dios. Al igual que la mañana de Navidad de 2008, la emoción de asociarnos con Dios en lo que Él está haciendo es difícil de contener y comienza a transformarnos de adentro hacia afuera. 

Tres cosas que suceden al priorizar las donaciones para el Reino de Dios

Entonces, ¿qué sucede exactamente cuando dar al Reino de Dios se convierte en una prioridad? 

– Nuestros corazones cambian

Jesús reveló algo muy profundo sobre la naturaleza humana en el pasaje anterior. Nuestros corazones naturalmente seguirán lo que atesoramos. Podemos atesorar cualquier cantidad de cosas y, personalmente, encuentro que uno de los espejos más poderosos que puedo usar para mirar mi propio corazón en esta área es mi extracto bancario. Cómo gasto revela lo que atesoro.

Cuando dar al Reino de Dios se convierte en una prioridad, sucede algo sorprendente:nuestros corazones comienzan a cambiar. La importancia de este mundo comienza a disminuir a medida que levantamos la mirada para ver lo que Dios está haciendo e invertimos en ello. Como dice el antiguo himno: “Las cosas de la tierra se oscurecerán extrañamente”.

– Hacemos algo que Dios ama

“Cada uno de vosotros dé lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre”.—2 Corintios 9:7

¿Qué tan genial es pensar que podemos bendecir a Dios, el Creador del universo? A veces todavía me cuesta entender esa verdad. Sin embargo, por muy humillante y alucinante que pueda parecer ese pensamiento, es cierto. Y dar al Reino de Dios es una manera de hacerlo. De hecho, como lo revela el versículo anterior, a Dios le encanta que contribuyamos alegremente a sus propósitos. Es un acto de confianza y obediencia que muestra lo que nuestro corazón atesora… y eso bendice a Dios. 

– Podemos unirnos a Dios en lo que está haciendo.

Una de las grandes bendiciones de mi vida es tener un mentor que ha caminado a mi lado durante la última década. Si bien he aprendido muchas lecciones de esta persona, una de las más impactantes en mi vida ha sido ésta: “Busca dónde está obrando Dios y únete a Él en ello”. Cuando dar al Reino de Dios se convierte en una prioridad, esta es una oportunidad tangible para hacerlo. 

Si eso parece... 

…o cualquier otra cosa que Dios haya puesto en tu corazón, busca dónde está obrando Dios y únete a Él en oración. Esto es más que simplemente hacer una donación: es invertir en la eternidad.

Experimente la alegría al dar al Reino de Dios

Si bien no damos para recibir, realmente es más bendecido dar que recibir. Y cuando dar al Reino de Dios se convierte en una prioridad, podemos experimentar ese gozo de una manera que no se parece a nada que este mundo tenga para ofrecer. Es más, podemos utilizar el don de dar para hacer avanzar el Reino de Dios!