¿Qué significa “La mies es mucha pero los obreros son pocos”?

Juan Boyd

7 de noviembre.

35 Y recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia. 36 Cuando vio las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban acosadas y desvalidas como ovejas sin pastor. 37 Entonces dijo a sus discípulos: “La mies es mucha, pero los obreros pocos; 38 Rogad, pues, al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.” 

—Mateo 9:35-38, RSV

Nuestra Historia

Mientras Jesús viajaba de un pequeño pueblo y aldea a otro, comenzó a notar algunos patrones desgarradores. Observó a personas de todas las edades, de todos los niveles sociales y económicos, viviendo en modo de supervivencia. Algunos estaban físicamente enfermos. Otros estaban enfermos de pecado. La mayoría parecía perdida y vagando. En el mejor de los casos, la gente iba arrastrando los pies por la vida. Jesús quería mucho más para aquellos con los que se encontraba. Su deseo por ellos era caminar, correr, deleitar y bailar, no arrastrar los pies. Después de todo, Jesús había venido a dar muy buenas noticias sobre cómo vivir su mejor vida, una vida plena y significativa cerca de Dios. 

Lo que Jesús vio en los ojos y rostros de las personas lo agobiaba. La compasión llenó Su corazón y se apoderó de Sus entrañas. La difícil situación humana que Jesús presenció en todas las direcciones en las que miró le recordó una escena muy familiar: ovejas perdidas y errantes, acosadas e indefensas, sin un pastor que las cuidara o las guiara a pastos más seguros y verdes.  

Fue entonces cuando Jesús se dirigió a sus discípulos y dijo: “La mies es mucha, pero los obreros pocos” (Mateo 9:37). 

Jesús, en una oración poderosa y fácil de relacionar, les dijo a los discípulos todo lo que necesitaban saber: las personas aquí, allá y en todas partes están listas para recibir las soluciones transformadoras que ofrece Jesús, pero se necesita la fuerza laboral para compartir y difundir las buenas nuevas de Jesús. el mensaje es lamentablemente de tamaño insuficiente. 

La Oportunidad

Imagina un huerto de manzanas que se extiende hasta donde alcanza la vista. Los árboles, cargados de manzanas rojas maduras, se inclinan y besan el suelo. Tantas manzanas nutritivas y deliciosas para comer y disfrutar, allí mismo y listas, “maduras para recoger”, como dicen algunos. Y no se trata simplemente de un cultivo “aceptable” o un cultivo “bueno”. No, esta es una cosecha abundante, o como dijo Jesús, “una cosecha abundante”.

El cuadro que Jesús pintó para los discípulos era un maduro y listo cosecha—no de manzanas—sino de gente queriendo más, necesitando más, lista para más. Y la vida, la vida real, estaba ahí para que muchos la recibieran y disfrutaran. Las personas listas para la cosecha, aquí, allá y en todas partes, estaban a un paso de la vida gozosa y centrada en Dios que siempre significó para ellos. Todo lo que se necesitaba era que el pueblo de Dios compartiera con ellos la vida y la invitación que Jesús tenía para ofrecer.  

El problema

A abundante cosecha no es el problema. Mucho y cosecha—¡¿Quién no quiere eso?! Es la mano de obra necesaria para recoger la cosecha lo que Jesús señala como problemático. "Él trabajadores son pocos”, dice Jesús. ¿Te imaginas ser un agricultor con una cosecha súper abundante y descubrir que no tienes suficiente ayuda para recogerlo todo? Y esta no es una de esas temporadas de crecimiento difíciles en las que las condiciones climáticas extremas han producido una cosecha escasa. Esta es una cornucopia llena a rebosar de bondad lista para ser cosechada... y, lamentablemente, los trabajadores dispuestos son escasos. 

Lo que intensifica el problema es el hecho de que la recolección no es compleja, ¡casi todos pueden hacerlo! La palabra que Jesús usó con sus discípulos fue “obrero”. A obrero es un trabajador que se arremanga y hace las cosas. No se requieren habilidades especializadas, solo un corazón dispuesto con manos y pies activos. Y, sin embargo, los trabajadores, los trabajadores dispuestos, siguen siendo pocos. 

No era la cosecha lo que escaseaba, ¡fueron los segadores! Es un problema que todavía existe hoy en día. En cada dirección, geografía y estación de la vida, la gente quiere más, necesita más, busca más. Y Jesús continúa preguntando: “¿Dónde están los obreros?Jesús no estaba sugiriendo (ni todavía lo está haciendo) que el problema de la cosecha del Reino requiere más pastores, misioneros, escritores, cantantes o podcasters. Todos y cada uno de ellos tienen su lugar necesario y de avance en el Reino. Jesús, sin embargo, no oró por ninguno de ellos con respecto a la necesidad de la cosecha del Reino. oró por más trabajadores—gente común, dispuesta a amar activamente a Dios ya las personas todos los días, en todas partes.

La Solución

La cosecha sigue siendo abundante. La mano de obra sigue siendo escasa. ¿La solución? Una disposición para que más personas que conocen y aman a Jesús se vuelvan activas en amar a Dios y a los demás como obreros del Reino. La respuesta no es complicada. Sin embargo, es tan costoso que pocos lo eligen. Después de todo, tener un amor activo total por Jesús y los demás requiere ofrecer y confiarle a Jesús nuestro tiempo, energía, recursos, reputación, relaciones y mucho más. Muchos hablan de tal amor, muy pocos activar eso. Aquellos que confían en Jesús para que supla lo que necesiten mientras comparten diariamente su amor y su mensaje, descubren que la vida laborante del Reino es abundante y bien vale la pena… para aquellos a quienes contratan y para ellos mismos. 

¿Qué significa para ti?

Jesús está buscando personas dispuestas, arremangarse, que no requieran habilidades especiales para estar activas en sus lugares cotidianos de cosecha del Reino. Si realmente amas a Jesús y a las personas, tienes lo que se necesita. ¿Levantará la mano? ¿Te comprometerás a una vida de trabajo diario por el Reino de Dios? Después de todo, la cosecha is abundante; son los trabajadores los que son muy pocos. Es hora de comprometerse activamente a contribuir a la respuesta de Jesús. mas trabajadores oración.